martes, 15 de octubre de 2013

· sweater para maceta


Después de (¡siete!) años de seguirle los pasos entre blogs y redes sociales, hace unas semanas tuve el placer de conocer personalmente a Florence. Junto con una charla de lujo y ese aire que se respira cuando estamos con amigos, llegó a casa mi primer cactus porteño.


Si mi memoria no falla, desde que empecé el secundario hasta que me mudé a Buenos Aires cambié las macetas de seis cactus y siempre, siempre, siempre me pinché. Hace meses que tengo las defensas un poco bajas, así que preferí no arriesgarme y opté por tejer una funda para cubrir la macetita plástica en la que vienen estos bichos.


La verdad es que si hay algo que no me falta son ovillitos de hilo, pero como la semana pasada tuve que andar por Córdoba y Scalabrini (yo le digo Palermo Lanas), aproveché y compré esta belleza en Yanabey: algodón cadenita mediano, código 1650, color 06.


  1. Sobre una cadena de 36p tejí en redondo:
  2. 36 mp
  3. 36 mp
  4. 36 mp
  5. * 2 mp en 1 p, 11 mp* = 39 mp
  6. 39 mp
  7. 39 mp
  8. * 2 mp en 1 p, 12 mp* = 42 mp
  9. 42 mp
  10. 42 mp
  11. * 2 mp en 1 p, 13 mp* = 45 mp
  12. 45 mp
  13. 45 mp *2 mp en 1 p, 14 mp* = 48 mp
  14. 48 mp
  15. 48 mp
  16. *2 mp en 1 p, 5 mp* = 56 mp
  17. 56 mp
  18. 56 mp
  19. *3 mp en 1 p, 2 mp juntos*
  20. Cerré con un p enano
  21. Esta vez di vuelta el tejido, porque me gustó más cómo quedó del revés.

Media tarde, 50 gramos de algodón y listo.

viernes, 11 de octubre de 2013

· pan de banana con dulce de leche ·

Casi no llego a publicar el día del dulce leche. Casi. Pero llegué y traje una receta asquerosamente rica. Para valientes, más por lo calórico que por lo complejo. Para la merienda del domingo. Definitivamente para compartir.

Hace -literalmente- años que guardo esta receta en espera del día ideal. Tenía ganas de probarla porque el procedimiento era mucho más parecido a una torta que los panes de banana que hice siempre, y eso me intrigaba (bueno, por el dulce de leche también, para qué negarlo). Resultó que hoy tenía todos los ingredientes, incluyendo las bananas en el punto justo. Así salió este primer intento.


  • Precalentar el horno a 160º con la rejilla en el medio.
  • Enmantecar dos moldes de pan.
  • En un bowl tamizar juntos 1 1/2 taza de harina 000, 1 1/2 taza de harina 0000, 1 1/2 cdta de polvo de hornear, 1 1/2 cdta de bicarbonato de sodio y 1/2 cdta de sal fina.
  • En otro bowl batir 110 gramos de manteca con 1 1/2 taza de azúcar rubia hasta formar una crema. Añadir, siempre mezclando,  dos huevos y el puré de 6 bananas bien maduras; si las bananas son muy grandes, usar sólo 5.
  • Agregar las harinas y 1 taza de leche en tres veces, empezando y terminando con los ingredientes secos.
  • Mezclar hasta incorporar.
  • Llenar un tercio de los moldes previamente enmantecados. Dejar caer cucharadas de dulce de leche en el centro y cubrir con otro tercio de la preparación.
  • Con un palito mezclar apenas el contenido de los moldes para hacer una especie de marmolado.
  • Llevar al horno precalentado y cocinar durante una hora o hasta que esté bien dorado.
  • Dejar enfriar bien antes de desmoldar

También pueden hacerlos en moldecitos individuales o en forma de muffins. Probando tiempos de horno fui notando que el pan se cocina hasta el centro en menos tiempo del indicado, pero si lo dejan hasta que está doradito el resultado es mucho más delicioso.


Nota: Recuerden que tiene dulce de leche adentro (que no solo se calienta mucho en el horno sino que además el peso hace que se vaya un poco hacia abajo): no intenten desmoldarlo cuando aún está caliente, les garantizo que se va a romper. Y sí, lo digo por experiencia. Basta de risas.
Ro Guaraz. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.