lunes, 21 de julio de 2014

· el día después ·

¡Buen lunes a todos! ¿Cómo los trató el fin de semana? Por aquí todo estuvo inquieto, rebalsando de cosas. Para empezar, el jueves llegaron mis papás a visitarme un par de días. Charlamos, paseamos, comimos y pasamos tiempo juntos. En el medio tuve una clase medio fallida y un paseo medio fallido, pero -por algún motivo que aún no comprendo, porque esta no es mi reacción habitual- evité que esas cosas me pusieran de malas y llegué al domingo un poco cansada pero con energía suficiente para preparar kilos de comida, ordenar el departamento y recibir amigos (con otro incidente que hace un mes me hubiera puesto a llorar y ayer procesé de manera adulta, *esta no soy yo*).



En fin, que hoy no vengo con un tutorial sino con un puñado de fotos de mi fin de semana (algunitas, para no saturar) mientras les voy contando algo de lo que hice. ¿Les parece bien? :)

El sábado por la mañana fui con mi mamá a comprar tela para coser una campera que mi secuaz necesita. Encontré gabardina en el azul más bello, pero por las dudas también pedí que me cortaran en negro: con el color que él no elija me hago un trench.



Oh, y vi esta muselina con gatitos. Fue más fuerte que yo, me traje varios metros a casa.



Por la tarde mi papá quería ir a la Rural. Mamá lo acompañó y nosotros nos quedamos con el auto en préstamo para pasear unas horas. Fuimos derechito a la feria en Violraviol.



El mimo personal fue un atadito de ocho servilletas (si pueden evitarlo, no saquen fotos de noche con una lamparita horrible, en serio, no lo hagan) para sumar a las otras ocho completamente diferentes que ya tenía en casa.



Además compré una guirnalda para enviarle a mi hermano que hoy cumple años (¡feliz cumple, Chiru de mi corazón!). No sé si debería haber dicho eso porque me parece que aún no recibió su party in a box, pero bueno, era el pie para agradecerle a Noe por los halagos y el confeti.



Al salir de allí pasamos por la feria del libro infantil y juvenil (si les interesa, entrada libre y gratuita en el Dorrego), donde están presentando el nuevo libro de D, y luego fuimos a Les Croquants a comprar dulzuras para diferentes ocasiones: última merienda con mis papás, paquetito para mi hermano, café post cena con los amigos.



Tipeo hoy lunes y sigo con todo esto en casa porque ni mis papás se quedaron el tiempo que yo esperaba, ni me acordé de poner los mini macarons en la caja del cumpleañero ni agregué aún más cosas en la mesa a la hora del café.



Lo único que no existe más son los maravillosos canelés, porque una vez me dijeron que hay que consumirlos en el día. Y mis mooncakes (sí, mis). Ah, los sacrificios que hacemos.



A primera hora del domingo mis papás emprendieron su regreso a Mar del Plata, dejando atrás una monstruosidad de regalos. Entre la cantidad de cosas que me trajeron, el baúl del auto vino cargado de maderas para tallar. Debo admitirlo: este botín me hace inmensamente feliz (¡gracias, pa!)



La tarde del domingo se trató de limpiar, ordenar y cocinar para la tertulia (perdón, amo esa palabra, no me importaría usarla tres veces por hora). Las fotos se las debo, sólo tengo esta de unas tarteletas facilitas, y D puso alguna en su cuenta de instagram. Hubo chips + bocaditos + tarteletas + ensaladas + pinchos + empanaditas + bebidas + helado con toppings + café + anécdotas geniales + Fer via Skype desde Bogotá. Fue una buena noche, de esas que vamos a recordar por años.



Curiosamente, a pesar de algunos altibajos para mí fue un buen fin de semana. Anoche caí rendida y me dormí en dos minutos, como hacía demasiado tiempo no me pasaba. Hoy, el día después del día del amigo, amanecí con remanentes de sueño y una incipiente gripe. Fui al comedor, vi las flores que me llegaron con el pedido del viernes y me cargué de energías para enfrentar esta semana, que va a seguir con el mismo ritmo de los últimos días.



¿Ustedes cómo la pasaron? ¿Comieron rico? ¿Pasearon un poco? ¿Cómo los tratan las vacaciones de invierno? Que empiecen una semana llena de cosas bellas como mis flores.



Follow my blog with Bloglovin

10 comentarios

  1. el mio fue mucho mas solitario y apacible que el tuyo, pero fin de semana bueno indeed.
    Cuantas cosas ricas... yo hice muffins y salieron bastante decentes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Bastante decentes" dice la que los vendía. Bah, bah, la modestia ;)

      Eliminar
  2. hola ro! dos cosas: tu post es una dulzura visual y textual, me hiciste viajar. ME ENCANTÓ DE PUNTA A PUNTA. y las fotos... aaaay suspiro... hermosas.
    la segunda es: noté dejos de cosas que capaz no son tan copadas, y nada, espero que las cosas no tan copadas se copen un poco y se pongan mejor. tiempo y paciencia :) por suerte tenés una red de gente que te quiere para bancarla no? :D

    beso enorme linda y gracias por este post tan hermoso. lo necesitaba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verito! Las cosas no tan copadas van pasando, en esta nueva etapa me quedo con las buenas :)

      Un beso grande!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Es mayormente el trabajo de Noe. Y flores, bueno, que siempre son hermosas :)

      Eliminar
  4. Todo hermoso, fotos bellas, comida deliciosa, que más se puede pedir del fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, dragona, en serio, te extrañamos. No, en serio.

      :(

      Eliminar
  5. Cuánta belleza en un post ;) Esas mooncakes son un suspiro de lindas! Son tan ricas como bellas?

    ResponderEliminar

Opiniones, recetas, pensamientos, ideas, tips, catarsis, la lista del supermercado. Quiero saberlo todo.

Ro Guaraz. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.