miércoles, 19 de noviembre de 2014

· navidad compartida · identificador de lugar ·

Tic tac. En doce días llega diciembre. Tic tac. Faltan diecinueve días para armar el arbolito. Tic tac. Dentro de treinta y seis días la navidad golpea a nuestras puertas. Tic tac. Cuarenta y dos días más para despedir el año.


¡Nooooo! ¡No se vayan corriendo! Unos minutitos de lectura por acá no le van a hacer daño a esas agendas cargadísimas, ni van a retrasar la compra de regalos tanto como para que la víspera de nochebuena nos encuentre en un shopping atestado de gente en estado de pánico. No, no, no. Por el contrario: venimos hablando de las fiestas hace un par de semanas para que no agarren a nadie con la guardia baja y todos podamos planear con tiempo, para que nada nos tome por sorpresa, para que -cuando los actos escolares de fin de año, los cócteles de las empresas y las reuniones con amigos se empiecen a superponer de forma caótica- no tengamos que estar pensando en comprar un mantel o descubramos que nos falta una estrella para la punta del arbolito juuuuuusto el 8 de diciembre a la hora del té.

Hoy con Ceci y con Eri pasamos a la mesa y nos proponemos darle una vuelta a los identificadores de lugar. Confession time: nunca en mi vida usé esto. Si bien juego a la anfitriona bastante seguido, en casa las reuniones siempre son bien informales e invitamos a todos a sentarse donde más les guste. Por otro lado, no venimos de familias grandes así que el tema de los lugares es bastante natural. Pero. Cuando surgió la idea de hacer identificadores para el tercer proyecto de esta Navidad compartida dije que sí con la firme intención de usarlos; y, como sé que a veces necesito algún empujón más que mis intenciones, ya planifiqué un pequeño evento para ponerlos sobre la mesa. Si me quedo sin tema de conversación (hola introvertidos, nos quiero mucho) puedo hablar de esto y el mundo va a estar bien.


Mis identificadores son macetitas personalizadas para marcar el lugar, con la idea de que al finalizar el evento cada uno adopte su mini suculenta y le dé mucho amor (o no tanto, bueno, con que la riegue cada dos semanas va a estar perfecta). Un proyecto supersupersuper fácil. Hoy no admito comentarios que digan “yo no sé hacer eso” o “no creo que me salga” o “vos porque tenés la varita de Hermione Granger” (wich I do have); bueno, no es que les voy a borrar los comentarios ni nada, pero estoy muy en desacuerdo. Esto es jugar con plastilina, mis queridos. Les cuento los materiales que usé:

  • mini suculentas
  • cinta adhesiva
  • tijera
  • porcelana fría
  • palo de amasar
  • superficie para estirar
  • esteca/cuchillito/rueditas
  • cola vinílica
  • elementos para marcar los bordes
  • marcador dorado


Para empezar a trabajar vamos a cortar un moldecito usando el papel en el que vienen envueltas las macetas. El primer paso es fijar con cinta el extremo para que no se desarme al sacarlo.


El envoltorio de papel queda con marcas visibles de la maceta que nos van a servir como guías para cortar. El excedente superior se va.


También tenemos que retirar la base de papel y hacer un corte vertical para que el molde sea plano.


Paso siguiente, estirar la porcelana. Si seguimos en tren de confesiones, les cuento que yo nunca había utilizado este material. Cuando abrí el primer paquete y me volteó el olor a plasticola acudí a mon amour Google para saber de qué estaba hecha esta masa. ¿Quieren saber? Almidón -generalmente de maíz- y cola vinílica. Así es: maizena y plasticola (y conservantes o tal vez algún aceite, pero básicamente son esos dos ingredientes). Con esto sabemos que el mejor pegamento posible es la cola vinílica, que si la porcelana está extremadamente blanda podemos añadir un almidón (aunque yo simplemente la dejé orear un ratito y se endureció lo suficiente como para no pegarse), que al secar es semi transparente. Yo la amasé un poquito, me aseguré de que no tuviera grietas en la parte superior y la estiré con el palo de amasar sobre una bolsa (ah, sí: fue lo que encontré a mano) hasta obtener un espesor de medio centímetro.


Apoyar el molde sin hacer presión sobre la porcelana estirada y cortar con unos milímetros de excedente en cada lado. Pueden usar un cuchillito, una esteca o -lo que usé yo- una ruedita de pizza. Si tienen hijos en edad de jugar con Play-Doh probablemente haya rueditas decorativas dando vueltas por ahí: úsenlas, va a quedar genial.


Después de cortar la forma del molde, aplastar con el palo de amasar los dos extremos que se van a juntar. Esto es para que la unión no resulte abultada y se peguen bien. Cuando termino con este paso, reviso el borde superior para redondear un poco eliminando marcas del cortante.


Con la porcelana ya lista para aplicar, poner cola vinílica en toda la macetita; un pincel funcionaría de maravillas pero yo usé los dedos.


Esperar un par de minutos hasta que la superficie esté bien pegote (perdón por mi tecnicismo, se dice “mordiente”) y, dejando unos milímetros por arriba, adherir la porcelana a la maceta con cuidado, asegurando que no queden burbujas de aire.


Aplicar cola vinílica en el borde que cierra, esperar un minutito y terminar de cubrir la maceta con la porcelana. Van a ver que hay un par de generosos centímetros de superposición, pero es a propósito: la porcelana se encoge al secar y podría quedar una separación medio fea si no cerró bien (lo digo por experiencia).


Doblar el borde inferior hacia el centro, emparejando la base para que no se mueva. Si quedó mucho excedente de porcelana, recortar apenas (puede ser con tijera) para no tapar los agujeritos de la maceta y poder regar sin problemas. En la parte superior podemos hacer marcas con diversos objetos para dar una terminación diferente a cada una. Yo usé cucharitas, palillos, mangos de herramientas... lo que se les ocurra va a estar bien. Si tienen un eyector pueden hacer tiritas con formas y pegarlas sobre el borde con cola vinílica.


Ahora pongan en práctica todos sus ejercicios de autocontrol porque tenemos que dejar secar la porcelana un día entero. Ommmmm. Pero quedan tan lindas que compensa toda esa ansiedad que nos hizo comer cupcakes de más. Shhh.


Úlllltimo paso: ¡escribir los nombres! ¡y decorar! ¡en dorado! ¡iujuuuu! Ustedes ya me conocen, no podría soportar que los nombres queden torcidos, por eso me hice una plantilla y los dibujé con lápiz antes de usar el marcador divinoperosinmarchaatrás. En la foto de materiales aparece un Sharpie pero después de probar lo cambié por un Edding 790A (paint pen) que me dio mejor resultado. Soy rara pero no tanto: los puntitos los hice a mano alzada.


¿No son lindas? ¿No les dan ganas de invitar a mucha gente, de hacer mesas largas alla Kinfolk y que alguien toque el cello en una esquina del living? ¿¿¿No??? Bueno. Pero inviten a sus seres queridos. Celebren la navidad o lo que sea en lo que crean, o simplemente a ellos y el vínculo que los une.


Me gustaría que me cuenten si usan identificadores en sus mesas, si les gustaron estas macetitas, si van a recibir gente en sus casas, si les gusta recibir gente en sus casas. También cuentenme si alguna vez trabajaron con porcelana fría, si les interesa o si hay alguna otra masa que les guste. Nos queda un tutorial más con mis queridas elfas y ya me estoy poniendo all emotional. Pasen por acá para ver el tutorial que publicó Ceci, y por acá van a ver lo que hizo Eri. Los esperamos el miércoles próximo para la última entrega de nuestra navidad compartida. Ojalá estén teniendo una semana re linda.



Follow my blog with Bloglovin

28 comentarios

  1. Aaaaaaaaah morí con las macetitas!! ademas de ser fan de las crasas, me encanto la idea!!
    Y nunca hice nada con porcelana, raro en mi no haberla probado, pero esta es una buena excusa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ceci! A probar porcelana, que es muy fácil de usar :)

      Eliminar
  2. Hola Ro! Me encanta la idea! No uso identificadores, nuestras reuniones con amigos también son bien informales y cada quien se sienta dónde más le guste. Peeeeero, los tuyos son tan pero tan lindos que dan ganas de empezar a usarlos! Me encantan como souvenir.
    Beso grande de otra introvertida ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Euge! La idea es que se los lleven a sus casas cuando termine el convite. Qué palabra rara, convite. Besote!

      Eliminar
  3. Me encantaron Ro!! En casa no usamos identificadores pero igual son una re linda idea para decorar las macetitas que podemos tener por ahí.
    Beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo, Mar! Sirve para cualquier maceta, y hasta la pueden intervenir los niños de la casa :)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Dragona bella! Te mando un beso gigante ♥

      Eliminar
  5. Una vez usé identificadores en la mesa, pero no funcionaron mucho porque los se es más grandes se sientan y listo! Jajaj pero de a poco ya se imaginan que algo de esto puede volver a ocurrir, y ellos solitos ahora preguntan si los voy a volver a usar! Jajaja me encantaron las macetitas y las voy a hacer seguro!!!! Abrazo Gigante Eri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Eri, qué gran verdad! A veces es difícil acostumbrarse a nuevos rituales. Lo bueno es que para la próxima ya están "advertidos" :)

      Eliminar
  6. que hermosorr!! qué suerte Pablo, no?? me encantó la macetita y la sucu que le tocó!! Porcelana no he trabajado casi nada, no puedo opinar....Del tema de identificadores...mmmm, somos más que los Benvenutto...así que se aplica la idea "macetita-gauchita" para regalar o regalarSE! gracias por oootra idea suprema! fácil y suprema! see you soon!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy fácil, rápido y económico regalito, para una o para otros, para un par o varios. Ja! No e había puesto a pensar en cada una por separado, pero es verdad que la de Pablito quedó especialmente bella :) Beso!

      Eliminar
  7. ay roooo! te pasas!!!
    no pueden más de amorosas,
    besos

    ResponderEliminar
  8. que hermosas!!
    me gustan de regalin para las maestras a fin de año ponele!
    hermosas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooootra buena idea! Para las maestras a fin de año, que siempre son más que el presupuesto. Gracias, Pau! (qué honor, tu visita y tu comment) ♥

      Eliminar
  9. Tan pero tan lindas te quedaron !!! Genia genia !!! Aplausos :)

    ResponderEliminar
  10. me encantaron!!! no uso identificadores porque cuando invito, suele haber más gente que lugares en la mesa asi que la gente se sienta donde puede. Pero algún uso les voy a encontrar, estas macetas son di-vi-ne!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino tu casa llena de amigos, me la RE imagino. Vos no podés invitar a seis, tus mesas deben ser kilométricas. Hay mucho amor por ahí ♥♥♥

      Eliminar
  11. Lindisimas!!! Por mi experiencia con las macetitas para las seños, vas a quedar como los dioses, porque es algo pensado especialmente para cada uno de los invitados. Gracias totales por tu comentario en mi blog, estoy tratando de reorganizarme para volver a publicar. En todo este tiempo cosí, pinté, armé, desarmé, preparé un cumple y no tuve tiempo para sacar una f......ng foto y compartirla. Pero no dejo de visitar los blogs que me gustan, por mi salud mental :)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nené! Qué alegría leerlo, lo dije en serio, te extrañamos. Se re nota cuando no estás (nadie me reta, jajaja). En realidad, no importa si no tenés fotos para publicar, lo bueno es que estuviste haciendo cosas :)

      Te mando un besotote ♥

      Eliminar
  12. Me gustaron mucho mucho!! La Navidad pasado hice unas tarjetitas a las que le até una ramita de pinito con una cintita y los puse sobre la servilleta en cada plato... la unica vez creo que use algo similar a un identificados! estos me encantan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, te juro que estuve a punto (pero a punto) de hacer la ramita de pino/romero atada a una tarjetita. Me encanta cómo queda! :)

      Eliminar
  13. Me lo había perdido!! Están re pretty!! Sos muy capa grossa, no me canso de decírtelo.
    Acá tuvimos mucha porcelana fría cuando #hijamenor era chiquita, ella hacía unas cosas increíbles. Seguro lo sabés, pero por las dudas te paso el dato que la podés teñir del color que quieras mezclándola con pintura acrílica (el arco iris que seguro viste en mi IG lo hizo así), quedan colores bien plenos y lindos.
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí sobre teñirla pero no lo probé, me dio un poquito de "miedo" para este primer proyectito. Anoto para ponerlo en práctica la próxima vez! Un beso, Lía! ♥

      Eliminar
  14. Me encantó para adaptar a culitos de botellas de plastico. Acá voy haciendo separando "hijitos" de las plantas pero siempre me pareció pobre la presentación como para regalar. Esto es GENIAL! Gracias por compartir con la data tan completa :o)

    ResponderEliminar

Opiniones, recetas, pensamientos, ideas, tips, catarsis, la lista del supermercado. Quiero saberlo todo.

Ro Guaraz. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.